Para que un usuario pueda escuchar una transmisión sólo necesita un reproductor de audio y video que soporte archivos .pls (playlist files).

Hoy existen gran variedad de reproductores de video gratuitos que soportan este tipo de archivos, entre los más populares podemos encontrar a Winamp, Windows Media Player, Real Player y iTunes.


El usuario deberá tener, además, una conexión a internet.